lunes, 8 de enero de 2007

Matinee


El invierno huele a ti.
También hoy la colada, los folios en blanco, las ideas bajo la cama. Mi ordenador suena igual que tu habitación, y mi almohada late como tu regazo. La puerta entornada habla de tu ausencia, la radio canta con tu voz.

Salgo a la calle y me abrazo al abrigo, inspiro el aire frío de tu aliento, bajo la mirada y pienso si algún día volveremos a ser veranos.



recordando poemas a media mañana.

nunca un proyecto tuvo tanto frío.







Calcamonía, calcamonía,

tu amor me vino de regalo en un kropán.


La cabra mecánica.
Lady Gradiva encontró las ruinas antropomorfas.

6 comentarios:

K dijo...

Y sino nos quedamos en invierno que al menos no hay alergias :K!

Me ha gustado mariar.

Vlad dijo...

yo casi prefiero veranos de una noche

maria dijo...

los veranos de una noche no son tan fáciles de encontrar... sobre todo si son estrellados, como es el caso.

David dijo...

yo sigo optando por el invierno, quizá por la facilidad de la llegada del calor. En verano, el calor no me lo quita nada, ni nadie.

L'altra luna dijo...

Me encanta leerte bajo la atenta mirada del último disco de Tom Waits. Sabes que prefiero el invierno, pero me gusta tanto lo que has escrito que casi me convences.

Arteneus... dijo...

Me uno al invierno...
té calentito...mantas...solecito de las 12...libros...música...
casita...y buena compañía...

(no soporto el calor del verano...me deja K.O...)

un saludo...Nieves...(mi nombre me viene que ni pintado eh?..jaja)