martes, 17 de abril de 2007

Iron Maiden


La poesía duele.

Y no son música los gritos del ajusticiado, las pesadillas del verdugo, ni la sangre de la virgen.


La doncella ensangrentada tienen oxidados los muñones, ella no tiene la culpa de tener ese nombre. Ella no eligió su utilidad.






5 comentarios:

El Peregryno dijo...

Tantos métodos de expresión de la crueldad humana...

Vlad dijo...

La poesía puede tanto doler como sanar, igual que la mente humana. O así debe ser.

PD: Que heavy, pero del sádico-punk ochentero :D

K dijo...

La poesía duele, pero a veces, sólo a veces, ayuda a que sane alguna cosa.

Vlad dijo...

Siempre fue más fácil destruir que crear

Munlight_Doll dijo...

Estoy con Vlad :)

Buena reflexión ;)

Mun Light Doll