viernes, 20 de abril de 2007


"Ningún problema expuesto debería resolverse en lo imaginario, sobre todo porque la solución dramática tiende indefectiblemente hacia un orden social perfecto. Al contrario, que el mal estalle en el escenario, que nos muestre desnudos, que si es posible nos deje aterrados y sin otro recurso que nosotros mismos.

El artista -o el poeta- no tiene por función hallar la solución práctica de los problemas del mal. Que acepten ser malditos, perderán su alma, si la tienen; no importa. Pero la obra será una explosión activa, un acto a partir del cual el público reaccione como quiera, como pueda. Si en la obra de arte el "bien" debe aparecer, que sea por la gracia de los poderes del canto, cuyo vigor, por sí solo, podrá magnificar el mal expuesto."



EL OBISPO: Ya lo sé. Aquí no existe la posibilidad de hacer el mal.

Vivís en el mal.

Con la ausencia de remordimientos, ¿cómo podríais hacer el mal?

El Diablo interpreta un papel. Es el gran Actor.

Por eso la Iglesia maldijo a los cómicos.


Jean Genet, El Balcón.

3 comentarios:

Vlad dijo...

Muy grande. Voy a tener que ir leyendo algo de Jean Genet :-P

L'altra luna dijo...

Qué bueno! :)

K dijo...

Joder, qué pedazo de fragmento. Ya me dirás por donde empezar con este hombre maria porque no he leído nada suyo :K!