lunes, 22 de octubre de 2007

Sevilla


Pon la boca asi como si fueras a beber,

ve soplando el aire poco a poco y a la vez,

sale tu silbido y ya no hay nada que temer.


Hay muchos peligros, cosas fáciles difíciles,

y gente buena y mala, aventuras, desventuras sin parar.


Silba fuerte, fuerte, y el problema no es problema

porque siempre hay un amigo que desea estar contigo y ahí está.




que viva la cerveza fría.


4 comentarios:

Vlad dijo...

:-)

Yo debería aprender a silbar...

Miguel relax dijo...

Me cansé de la otra luna. Ahora vivo en zumo de naranja. Aquí se está genial!

miguelrelax.blogspot.com

un beso guapísima.

samsa777 dijo...

¡Qué tiempos aquellos, los de W. Fogg! Ayyyy

Besos

Carmen dijo...

muac!