miércoles, 26 de diciembre de 2007

Les Bones


Ellas, mis ayudantes,
encubridoras de mi cara.
Juegan conmigo y con mi vida,
agarran,
acarician,
arañan.

A veces se independizan,
aprenden a llevarse bien con mi enemigo.
Cautivas de su propia luz.
No quieren ser conscientes de su belleza,
ni simbolizar nada que no sea
ellas mismas.


Mis manos terminaran por hacerse daño,
por mucho que se quieran entre sí.








...One sunny day the world was waiting for a lover

she came along to turn on everyone...


Sexy Sadie, The Beatles.

2 comentarios:

Vlad dijo...

Todos somos malabaristas en potencia. Tus manos están condenadas a entenderse. Ni querer es poder ni poder es querer, y nada puede con todo... Aaaains.

Nos vemos tonight.

K dijo...

Joder qué de tiempo que no entraba por aquí... En fin maria, lo bonito de la belleza es precisamente eso, que la cosa que lo posee no sea consciente de ella sino acaba por covertirse en otra cosa.

:**