domingo, 9 de diciembre de 2007

Sangre


ojalá todo el dolor del mundo fuera tan dulce,

ojalá nunca dejaramos de reir.



la sangre más limpia, los labios mas tiernos son lo que compartimos tu y yo.

3 comentarios:

Vlad dijo...

Si nunca dejáramos de reir, la risa no tendría ninguna gracia :)

K dijo...

Pues sí, como dice vlad, si el dolor siempre fuese dulce y no parásemos de reir sería una auténtica mierda.

:e

juande dijo...

nena, si q creo qme tienes q contar cosillas...
jeje
anda mandame un mail.