lunes, 28 de enero de 2008

In the arms of sleep





Tus dedos queman al darme consuelo,



muerdo tus labios para no soltarme durante el huracán.



Vuelvo a mi cama, me cubre la piel que mudé hace un tiempo.



Se abren mis heridas al tacto de sus fibras.






Me visita el sueño,



entra a través de los barrotes de regaliz oxidado.



Rebusco en mi mente una de tus sonrisas,



que me alumbre,



que me sujete,



que me salve,



quizás de mí misma.



Quiero dormir así para siempre.


Sleep will not come to this tired body now,
peace will not come to this lonely heart...
S. Pumpkins, In the arms of the sleep.

3 comentarios:

Vlad dijo...

Todo depende del cristal con que se mire, y si se empaña lo mejor es cerrar los ojos

juande dijo...

ahora que padeces del insomnio quisieras morir despierta...

juande dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.