sábado, 13 de septiembre de 2008

Luces de neón.


Esto empezaba de una manera...


"... aferrándome al alma de estos muros,
entre los que te conocí,
en que jugamos a ganar batallas,
de esta isla de paz donde yo te creí,
donde me diste manos y esperanza."

I.Serrano, La casa encantada.



Pensar demasiado es como
mansturbarse a deshora,
como los hidratos de carbono
o el tabaco de liar.

Lloro mi amor muerto en las aceras.

José Cuervo con tónica, vino
dulce antes de comer.
Platón sabía bien lo que decía
y a mí me sobran los inviernos,
pero he perdido (casi) toda mi sangre.



"...Para borrar mis huellas destrocé mi camisa,
confundí con estrellas las luces de neón."

J.Sabina, Tan joven y tan viejo.



...pero terminaba de otra.

Larguemonos a Japón.

1 comentario:

malloK dijo...

Los inviernos que sobren a guardarlos entre algodones que nunca se sabe M.