lunes, 20 de abril de 2009

Cosmopética


La telaraña se materializa.
Ahora debo volver al mundo real,
donde no hay alcázares con sorbete,
ni mordiscos de perro comentados.

Soy un corazón agradecido.

No hay comentarios: