jueves, 11 de junio de 2009

The Y.B.R.


Se me han gastado los zapatos,
y todo está lejos.

...y las casualidades me encuentran en cualquier parte,
mientras imagino cuerdas de guitarra en mis muñecas,
cuerdas que se han desgarrado,
que me han soltado.


Fede vuelve riéndose de mis abanicos,
contando hacia atrás otra vez de cinco a cero,
envuelve mi ventana de ataúd con tules
aquellos que encontramos un día en plena galería.

Valle me manda cruces, rosas,
que arden y se fustigan con violaciones aludidas,
que parecen dogmas que se enredan entre el cáñamo,
como el acebo de las fiestas de los caminantes.

Pepito Grillo sonríe, me da otra oportunidad,
se frota las manos, nervioso, me agarra las pulseras
de cuentas baratas traidas de oriente,
me pasa el vino, me obliga a sentarme y pone un cigarrillo entre mis dedos,
Siéntate y descansa, cuéntame qué escondes tras las uñas.


...Sodomitas entre columnas blancas, los abrazos a media mañana,
aforar con plásticos, impulsar diablos a la luz...
...tirar gomas, charlar los lunes,
cerrar las semanas en el palomar.
Las tintas de colores, la bisutería mala,
las manos, los ojos, el balcon que nos traía el sol...
...el luto, la suerte, la sangre limpia,
los gatos, las sonrisas, la felicidad, la ira...
...el síndrome de estocolmo, los poemas,
aquellos que ocupan el lugar que dejamos.
Los pájaros, las mariposas,
la lluvia, Madrid, los puñales
y
la esperanza...



...Ciruela, Ferreiro, las princesas, el amor,
los filtros, Michael Ende,
las perlas...



asisto extraña al zurcido de mi pericardio,
no sé si tengo miedo,
no sé que siento ya.

No hay comentarios: