miércoles, 15 de julio de 2009

Soleado


Redefinir los límites de tiempo y distancia,
olvidar el dolor.

Quién pudiera congelar el verano
entre el hielo y el azúcar
de césped oxidado con los años.

2 comentarios:

Verónica dijo...

me gusta el efecto del verano en tu blog :)

Comandante de Campo Cohen dijo...

¿Qué pasa, que todo el mundo está inspirado ultimamente?
¡yo os maldigo!


Pd.- ¿Donde se compran las neveras esas que congelan el verano?