sábado, 8 de agosto de 2009

Enlace gatuno


Mordemos nuestros labios por no hacerlo con el asfalto,
que hierve, que quema, y nos retiene en casa hasta la noche.
Tenemos ojos extraños, tristes,
que se vuelven cálidos al contacto de nuestras pestañas.
La noche, el sueño,
que no fueron hechos por ni para otros,
recogen nuestras risas, lágrimas y gritos,
acunan nuestro amor, nacido entre humo,
entre pantallas e hilos de palabras,
reconocen al contrario
como un ser a partir de uno mismo,
un espejo, una sonrisa, una mano al otro lado del sendero.


"Seré un genio, y el mundo me admirará.
Quizá seré despreciado e incomprendido,
pero seré un genio, un gran genio,
porque estoy seguro de ello."


Salvador Dalí.








1 comentario:

Lara Carrasco dijo...

Hola!!! Soy Lara. ¡Me gusta mucho como escribes! Nos vemos pronto.